33 Dias hacia un Glorioso Amanecer slimjim - page 3

Escribí este libro por una razón principal: la con-
sagración total a Jesús por María (la Consagración
Mariana) es realmente “el medio más seguro, más
fácil, más corto y el más perfecto camino”
1
a la santi-
dad y debería haber una manera fácil y actualizada de
aprovechar semejante bendición.
N
O
E
RA
F
ÁCIL
... H
ASTA
A
HORA
.
Me topé con un
problema cuando escribía mi otro retiro espiri-
tual personal,
Consolando al Corazón de Jesús
. En ese
libro hablé de lo impactante que es la consagración
total a Jesús por medio de María pero no tenía tiempo
suficiente para entrar en detalles. Así que recomendé
que la gente leyera el clásico escrito por San Luis de
Montfort sobre la consagración mariana,
Tratado de
la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen
.
En
La VerdaderaDevoción
, de Montfort presenta
un curso de preparación para la consagración mariana
que cubre 33 días. El problema es que no es muy fácil
seguir el formato tal como se presenta en el libro.
(Las oraciones están en páginas diferentes, tienes que
buscarlas, retroceder y avanzar, etc.) Para resolver
este problema los Padres Monfortianos publicaron
un libro más pequeño titulado
Preparación para la
consagración total
. Ese libro reunió todas las
oraciones y facilitó el desarrollo de los 33 días, pero
aún existía otro problema para mí.
La preparación monfortiana de 33 días está llena
de letanías y oraciones, pero tiene poca información
sobre la consagración misma. Hace años, cuando
empecé a prepararme según este formato, recuerdo
claramente la impresión que me dio: ¡¿en qué me
metí?! Me pareció que había empezado un maratón
de oración de 33 días y me pregunté si podría perse-
verar hasta el fin. Finalmente me resigné a la idea de
que para ganar la corona de la consagración mariana,
tenía que “hacer mi tarea” recitando la larga lista de
oraciones que aumentaba cada semana. No me mal-
interpretes, es apropiado hacer algún sacrificio para
recibir un don tan grande como la consagración
mariana. Es más, no es mi intención menospreciar
la oración vocal, la cual tiene un valor inmenso y es
un “elemento indispensable de la vida cristiana”.
2
Sólo que, en lo personal, el mayor fruto espiritual
lo encuentro no en recitar largas oraciones, sino en
contemplar con el corazón las enseñazas inspiradoras
sobre la consagración mariana
. He aprendido que
no pocas personas piensan lo mismo y no quiero
que pierdan el tesoro de consagración mariana a
causa de muchas oraciones largas.
Por eso, escribí este libro. Lo hice creyendo
que una preparación para consagrarse a María (o
para renovar la consagración) no tiene que ser un
maratón de oración. Al contrario, podría ser una
experiencia espiritual menos sobrecogedora de lectura
y reflexión devota. Claro que algunos podrían quedar
más satisfechos espiritualmente con la preparación
original de 33 días, y eso es fantástico. Pero quería
proveer una alternativa para los que, como yo, a veces
tienen dificultades para recitar muchas oraciones
largas. Además, quería proveer para todos — incluso
para los aficionados a las letanías — una versión
actualizada de la preparación monfortiana, la cual
incluiría nuevos tesoros de fuentes contemporáneas.
Es una consagración mariana para el tercer milenio.
N
O
A
CTUALIZADO
... H
ASTA
A
HORA
.
En
Consolando
al Corazón de Jesús
, declaré algo muy audaz.
Dije que uno podría recibir todas las gracias de un
retiro ignaciano de 30 días en un solo fin de semana.
Seguí el ejemplo audaz del Venerable Padre Pío
Bruno Lanteri (1759-1826) quien aseguró que
cualquier persona podría tener todo lo necesario para
hacerse “un gran santo” no en 30 sino en 8 días. ¿Por
qué creyó Lanteri que sus retiros podían ser más
cortos, pero tan eficaces como los de 30 días? Porque
hizo especial hincapié en lo que yo llamo sus
“armas secretas”: La Divina Misericordia y María.
¿Y por qué creía yo que mi retiro podía ser aun más
corto que el de Lanteri? Porqué Lanteri murió hace
más de 180 años, y desde su muerte la Iglesia ha de-
sarrollado aun más sus armas secretas. Con estas
armas secretas más poderosas, concluí que podíamos
hacer retiros más eficaces, incluso en un fin de semana.
Entonces en
Consolando al Corazón de Jesús
dediqué la mayoría de las páginas a desarrollar nuevas
ideas relacionadas con una de las armas secretas de
Lanteri: la Divina Misericordia. Así, incluí mucho
material de dos grandes santos contemporáneos:
Santa Teresa de Lisieux y Santa María Faustina
Kowalska. Desafortunadamente, no tenía mucho
tiempo para examinar a fondo los nuevos elementos
relacionados con la consagración mariana. Toqué
brevemente algunos de ellos pero no podía entrar en
detalle. Afortunadamente, eso es lo que vamos a
hacer con este libro.
En las páginas que siguen vamos a escuchar no
solamente del primer gran apóstol de la consagración
mariana, San Luis de Montfort, sino también de otros
gigantes marianos que vinieron después. En sus tiem-
pos, de Montfort recopiló y sintetizó las enseñanzas
de los mejores expertos de la espiritualidad mariana.
Si viviera hoy, sin duda nos presentaría las enseñanzas
de nuestros “expertos marianos” contemporáneos.
¿Quiénes son los expertos marianos contem-
poráneos? Hay muchos, pero para nuestra reflexión
escogí a “los tres grandes”. Específicamente seleccioné
los tres santos marianos que más vivamente han
contribuido a la belleza y riqueza de la espiritualidad
de la consagración. Son San Maximiliano Kolbe, la
Beata Madre Teresa de Calcuta y el Beato Juan
Pablo II. Si añadimos a San Luis de Montfort,
conseguimos un excelente grupo de cuatro santos
que nos guiará a una nueva y potente forma de
consagración mariana.
C
ÓMO SE
D
ESARROLLA EL
R
ETIRO
.
Cada una de
las cuatro semanas (más cinco días de repaso),
leeremos cómo uno de nuestros cuatro gigantes
vivió su consagración a Jesús por María. La meta
1
Introducción
INTRODUCCIÓN
Por qué escribí este libro, y cómo utilizarlo
1,2 4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,...50
Powered by FlippingBook