Divine Mercy Image
Divine Mercy Image
Divine Mercy Image
Marianos
Facebook La Divina Misericordia Oficial
Divine Mercy Art
Tienda de la Misericordia

Foto: Archivos Marianos

Como parte de la preparación para celebrar el Domingo de la Misericordia, se recomienda a los fieles confesarse.

Enviar por correo electrónico a un amigo   

Compartir   

Imprimir este artículo


Cómo prepararnos para el Domingo de la Misericordia

Tuesday, April 26, 2011

Por el Padre George W. Kosicki, CSB y Vinny Flynn

El Domingo después de Pascua alrededor del mundo se reúnen personas de todas partes para celebrar el Domingo de la Misericordia. Tomando el Diario de Santa Faustina es claro que el octavo día después de Pascua es el día escogido por Jesucristo como un día de gracias extraordinarias, un complemento de amor de Su Misericordia par todo aquel que se acerca con gran confianza y expectante fe. Para celebrar este día apropiadamente necesitamos estar bien preparados.

Juan Pablo II canonizó a Santa Faustina el Domingo de la Misericordia del 2000. Estableciendo de igual manera el Domingo de Misericordia como un día festivo para la Iglesia Católica.

El 30 de abril del 2000, día en que Santa Faustina fue canonizada el Papa Juan Pablo II dijo lo siguiente: "Es importante que acojamos íntegramente el mensaje que nos transmite la palabra de Dios en este segundo domingo de Pascua, que a partir de ahora en toda la Iglesia se designará con el nombre de 'Domingo de la Divina Misericordia.' "

Preparación para la pascua
En su Carta Pastoral de 1985, el Cardenal Macharski nos da a saber que toda la época de Pascua debemos prepararnos para la celebración de este Misterio Pascual: la Crucifixión y la Resurrección de Jesucristo quien es la Misericordia Encarnada. A este gran misterio de Redención, el Cardenal Macharski lo llama "un acto del amor misericordioso de Dios."

No debe ser celebrado solamente durante la Semana Santa o el Domingo de Misericordia, debemos celebrarlo durante toda la época de Pascua y especialmente durante el octavo día de Pascua, lo que en la Iglesia llamamos Domingo de Misericordia.

El Cardinal Macharski nos sugiere que nos preparemos en la época de Pascua para este día tan especial, tener mucha fe en la misericordia de Dios y ponerla en práctica a través de nuestras obras de misericordia. Él también nos da a saber la importancia que tiene el recibir el Sacramento de Reconciliación durante la época de Pascua, y confesarnos antes del Domingo de la Misericordia, si es posible antes de la Semana Santa. Para aquellos que sienten la necesidad de confesarse el mismo día del Domingo de la Misericordia es bueno considerar esta urgencia tan fuerte no solamente por que el Cardenal Macharski lo sugiera, sino por el ejemplo que nos da Santa Faustina. Ella fue al confesionario el sábado antes del Domingo de la Misericordia (Diario. 1072).

Las citas del Diario, donde están grabadas las palabras de Nuestro Señor Jesucristo, nos hablan acerca de la confesión y la comunión. La confesión no es necesaria hacerla el Domingo de la Misericordia ya que se puede hacer durante la Semana Santa o el Sábado de Misericordia, pero es muy importante recibir la Santa Comunión ese día tan especial para obtener el perdón total de las culpas (Diario 300, 699, 1109).

Preparación personal
Aparte de recibir el Sacramento de la Reconciliación durante la época de Pascua, hay muchas otras cosas que podemos hacer en preparación del Domingo de Misericordia. A continuación le ofrecemos algunas sugerencias:

•Ser misericordioso con los demás ya sea espiritualmente o con obras corporales dependiendo de nuestras circunstancias personales
•Detener sus actividades para hacer la oración a las 3:00 pm
•Hacer una Novena continua a la Divina Misericordia
•Ver videos y escuchar CDs o cassettes que hablen acerca de la Misericordia
•Leer el Diario de Santa Faustina, la encíclica Rico en Misericordia, y otros materiales que hablen acerca de la Divina Misericordia y del Domingo de la Misericordia (especialmente considerar el libro la Divina Misericordia Mensaje y Devoción)
•Distribuya folletos de la Divina Misericordia
•Hablar de la Misericordia de Dios, especialmente de cómo ha tocado su propia vida
•Confiar mucho más en Jesús

Preparación en grupo
También podemos prepararnos en grupo para la gran fiesta del Domingo de la Misericordia, ya sea con amigos o con miembros de la misma familia. "Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos" (Mateo 18, 20). Primeramente se recomienda que se haga una oración al Espíritu Santo como una guía espiritual, después haga una reunión en la que todos puedan asistir para proclamar y trabajar para nuestro Salvador Misericordioso. Usted puede escoger alguna de las siguientes actividades, o hacer otras de su propia iniciativa:

•Anime a cada uno a confiar en Jesús
•Hagan oración entre todos los miembros del grupo, especialmente la Coronilla a la Divina Misericordia y oraciones seleccionadas del Diario de Santa Faustina
•Lea en voz alta la literatura que hable acerca de la Divina Misericordia, tomadas de las Sagradas Escrituras, del Diario de Santa Faustina y de la encíclica Rico en Misericordia, o en otros libros especialmente en el libro Divina Misericordia Mensaje y Devoción
•Analice videos que hablen acerca del mensaje de la Divina Misericordia
•Escuche cassettes o cantos que les instruyan más acerca de la Divina Misericordia
•Discuta con su grupo acerca de los cassettes y de las lecturas para ayudarlos a adquirir mayor entendimiento
•Comparta sus propias experiencias sobre la gran misericordia de Dios
•Haga obras de misericordia así como proyectos especiales de grupo

Preparación para la parroquia
Ahora que el domingo después de Pascua ha sido establecido como el Domingo de la Divina Misericordia por la Iglesia, hay muchas maneras de prepararse para ese día tan especial a nivel de la parroquia. Es muy importante que el pastor este envuelto en esta preparación; anímelo a participar haciendo oración por él, ofreciéndole más información de esta hermosa celebración y especialmente servir como voluntario en las necesidades de la Iglesia. Con el permiso del sacerdote y preferiblemente su participación, la Iglesia puede hacer muchas cosas:

•Proporcionar anuncios en el boletín de la Iglesia (unas cuantas semanas antes de la celebración) dando a saber cómo prepararse para ese día tan especial y de las actividades del Domingo de la Misericordia
•Proporcionar oportunidades de tener el Sacramento de Reconciliación durante la Pascua, especialmente durante los servicios penitenciales
•Contar con horarios para hacer oraciones especiales (incluyendo la Coronilla) durante la Hora de la Misericordia a las 3:00 pm
•Contar con horarios para la exposición y la adoración de la Eucaristía
•Exhibir películas o casettes que hablen acerca de la Divina Misericordia
•Hacer posible que el material de la Divina Misericordia este disponible para todas las personas
•Predicar acerca del mensaje de la Divina Misericordia durante la época de Pascua
•Determinar una misión de su iglesia sobre el mensaje de la Divina Misericordia
•Hacer la Novena a la Divina Misericordia comenzando el Viernes Santo (muchas personas hacen la Novena después de las estaciones de la cruz)

Preparación de la Diócesis
En Polonia, las Filipinas, Argentina, y algunas áreas de los Estados Unidos, la preparación para el Domingo de Misericordia también tiene lugar a nivel de la Diócesis con la ayuda y el papel activo que desempeña el Obispo. La Diócesis puede:

•Animar y hacer preparaciones para la celebración del Domingo de la Misericordia
•Proporcionar información y ayuda dentro de las publicaciones diocesanas y los medios de comunicación
•Animar a grupos de parroquias a participar
•Proporcionar literatura, cassettes y videos de la Divina Misericordia a parroquias y escuelas
•Organizar una celebración en la Diócesis el Domingo de la Misericordia

No importa de qué manera usted se prepare para el Domingo de la Divina Misericordia ya sea individualmente, como miembro de una parroquia o en otro grupo, el significado esencial es el mismo. Pedir misericordia, ser misericordioso con los demás y confiar completamente en Jesús. Sumérjase en la misericordia y si es posible reciba el Santo Sacramento de Reconciliación en lugar de posponerlo hasta el día mismo de la Misericordia.

Enviar por correo electrónico a un amigo   

Compartir   

Imprimir este artículo